Danza UNAM presenta “Un pedazo de cielo rojo”

El bailarín Víctor Villasana busca dar voz y espacios a las comunidades más vulnerables de la sociedad

El bailarín mexicano Víctor Villasana afirmó que su obra Un pedazo de cielo rojo es un proyecto que busca reverberar la inconformidad padecida cotidianamente por las comunidades más endebles que forman parte del esqueleto de cualquier estructura social.

“La fui transformando hacia todas las minorías; a darle voz a las personas que el sistema quiere invisibilizar, a los que no nos quiere dar un lugar, que no nos quiere dar igualdades sociales”, dijo durante una entrevista telefónica.

Villasana explicó que la necesidad de expresarse en torno a esta temática surgió a partir de una experiencia personal vivida hace algunos años en la que padeció un tipo de violencia que califica como sutil y que en su momento no le afectó. Sin embargo, fue con el paso del tiempo cuando lo resintió y eso lo llevó hacia nuevos horizontes de la manifestación corporal. La obra forma parte de las propuestas seleccionadas en la convocatoria Redes para la Danza, Alternativas para la Acción, lanzada por la Dirección de Danza UNAM. El objetivo principal de este llamamiento es establecer la comunicación entre la comunidad dancística y su público durante el confinamiento causado por la Covid-19, además de fomentar las posibilidades creativas de los bailarines en el contexto de pandemia.

De las 266 propuestas recibidas se seleccionaron 19, las cuales se dividen en cinco modalidades: Obra coreográfica experimental, Material audiovisual para la Mediateca Danza UNAM, Talleres en línea, Coloquios en línea y Ensayos libres. 

En la videodanza, Villasana ofrece un vaivén visual que se distiende entre espacios íntimos y espacios abiertos que a ratos sumergen al espectador en una profunda sensación de vulnerabilidad. La pieza se encuentra disponible en la página de Facebook de Danza UNAM.

Compartir Ubicate UNAM 

travesíaunam_"Un pedazo de cielo rojo"- Danza UNAM

 

El bailarín radicado en Guadalajara comentó que, aunque parte de aspectos humanos como la soledad, la injusticia y la otredad, la pieza permite, por la manera en que está realizada, que cada espectador le dé un significado propio.

“La construimos de una manera tan abstracta que también genera múltiples lecturas, porque en realidad la pieza no tiene una narrativa lineal, o sea, es totalmente visual. Entonces, dejamos un poco abierta la lectura que cada persona, según sus experiencias, va a interpretar.”

Villasana señaló que a pesar de que el confinamiento ha afectado de sobremanera al mundo dancístico, pues para efectuarse requiere de cierto contacto físico, hay que explorar las diversas posibilidades que la tecnología ofrece a fin de evolucionar y adaptar las expresiones artísticas.

En el proceso creativo y la realización del vídeo participaron también: Julio Rey, fotografía y dirección de cámara; Yair Acevedo, diseño de arte y dirección; María José Magallanes, diseño sonoro; y Cristina Meneses, asistente general.

Además de Un pedazo de cielo rojo, dentro de la Convocatoria Redes para la Danza, Alternativas para la Acción fueron seleccionadas las propuestas Subyacer, de Emilio Iturbe-Kennedy; Portales, de Aime Irasema Sánchez, y STILL, de Iliana Olalde Cázares, en la modalidad de Obra coreográfica experimental, mientras que La inocente inconveniencia, de Viko Hernández; Miedo come todo… sueños al vuelo, de Fernando Alfonso Leija Flores; La mirada del sordo, de Alicia Sánchez Sánchez; Quiebre, de Tlathui Maza, y 15 Años bailando historias, de Guadalupe Javier Quiñones, quedaron en Material audiovisual para la Mediateca Danza UNAM.

En la modalidad de Talleres en línea se seleccionaron Video y Movimiento (exploraciones para crear videodanza), de Tania González Reza; Taller de Breaking: Movimiento urbano del cuerpo, de Aramis Carlos Manuel García Soria; Bailar la casa: Herramientas para la Improvisación, de Manuel Sosa Fernández, y Reconciliación Corporal a través de la historia de la danza, de Rocío Esmeralda Cuevas Guerrero, Blanca Daniela Ramírez Roldán y Sahian De Ita. En Coloquios en línea quedaron La otredad del cuerpo danzante, de Andrea Coghi, y Territorios parlantes: Intervenciones de la experiencia, de Alejandra Itzel Aguilar Domínguez.

Finalmente, en la modalidad de Ensayos libres: Consideraciones para cultivar volcanes, de Shantí Jakousi Vera Pérez; Bailarina amateur, de Carla Lamoyi; Manifiesto sobre la in-movilidad, de Wendoline Robles Hernández, y Escribir sobre otro dolor, de Coral Montejano Cantoral.