Durante cinco semanas, 15 equipos finalistas diseñaron propuestas innovadoras con impacto social- UNAM

En los jóvenes se encuentra el ímpetu y la creatividad necesarias y suficientes para idear y ejecutar propuestas orientadas a solucionar los problemas que vivimos, y que urge resolver, afirmó el rector Enrique Graue Wiechers durante la final del Climatón UNAM 2020.

Ese evento articula la imaginación, el debate y la reflexión crítica y rigurosa para entender el mundo actual y sus dificultades, como el cambio climático, del que debemos prever sus efectos, anticiparnos a ellos y desarrollar proyectos factibles, dijo.

Graue felicitó a los 15 equipos finalistas, que por cinco semanas diseñaron iniciativas innovadoras, con impacto social, para atender esta situación emergente y fortalecer la sustentabilidad en la Universidad Nacional.

Previamente, la coordinadora general del Climatón, Yvonne Dávalos, expuso que este proyecto de la Revista de la Universidad de México impulsa la creatividad intergeneracional, la labor entre pares y el diálogo con expertos de distintas disciplinas, con el objetivo de encontrar respuestas a los retos asociados con el cambio climático.

Compartir ubicate UNAM 

El Climatón UNAM 2020 busca crear vínculos entre jóvenes, científicos, activistas y diferentes actores de la sociedad, para trabajar de manera colaborativa y transdisciplinaria. La Universidad ha sido y debe ser un espacio para la reflexión, la resolución de problemas y la creación de un futuro sustentable, remarcó.

En tanto, la directora de la Revista de la Universidad de México, Guadalupe Nettel, recordó que en febrero publicaron un número dedicado al cambio climático y observaron que es un asunto tan vasto, que era importante unir fuerzas entre las instancias de la UNAM dedicadas a él.

El encuentro se diseñó para desarrollar iniciativas conjuntas, conocer a quienes hacen algo por el ambiente y apelar a la inventiva de los jóvenes para impulsar una transformación desde esta casa de estudios, subrayó.

El proyecto contó con el apoyo de entidades como el Programa de Investigación en Cambio Climático, la Red Universitaria de Cambio Climático, la Dirección General de Servicios Generales y Movilidad (Bicipuma), la Dirección General de Atención a la Comunidad, el Aula del Futuro del Instituto de Ciencias Aplicadas y Tecnología, la Coordinación Universitaria para la Sustentabilidad, la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel, el Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias y Universum, Museo de las Ciencias.

Este evento articula la imaginación, el debate y la reflexión crítica y rigurosa para entender el mundo actual y sus dificultades.

Por parte de la sociedad civil y el sector privado también intervinieron: la Red Mexicana de Acción por el Agua, Iniciativa Climática, Greenpeace, así como Disruptive Option.

El jurado estuvo conformado por la coordinadora de Humanidades, Guadalupe Valencia García; los coordinadores de Difusión Cultural y de la Investigación Científica, Jorge Volpi Escalante y William Lee Alardín, respectivamente, así como César Domínguez Pérez-Tejada, director general de Divulgación de la Ciencia, y el director ejecutivo de Greenpeace México, Gustavo Ampugnani.

Triunfadores

El primer lugar se otorgó al equipo Tequio. “Es un proyecto innovador basado en colocar la iluminación correcta en el lugar correcto”, destacó Jorge Volpi. El segundo sitio fue para ConsCiencias de la Tierra. Sobre el mismo, Guadalupe Valencia resaltó el valor de la iniciativa al relacionarse con el derecho humano al agua, y consideró que tiene una dimensión pedagógica-educativa “para que los visitantes de Universum puedan observar cómo se recicla en ciclo cerrado”.

El tercer lugar fue para JB, que presentó un plan en cuatro fases para promover la movilidad en Ciudad Universitaria por medio de la bicicleta. Gustavo Ampugnani subrayó los esfuerzos universitarios para cambiar la movilidad en el campus y expresó que este proyecto podría articularse con otras ciclovías fuera de CU.

Se otorgó mención honorífica al equipo Soluciones Ambientales Creativas, que desarrolló un programa de manejo de sustancias tóxicas en las actividades académicas. Al respecto, César Domínguez Pérez-Tejada mencionó que esta iniciativa planteó la necesidad de que haya un sistema de oxidación y filtración avanzada, que ayudaría a evitar el derrame de sustancias tóxicas en las tarjas y su llegada a cuerpos de agua.